Post Image

Esta nueva técnica de pintura se compone de una base de resina con polvos de metal, latón, bronce, cobre y aluminio para dar efectos reales de acabados metálicos en superficies. Es aplicable en paredes y pisos, utilizando herramientas como la llana, rodillo, brocha o pistola.

Es un tipo de pintura que se puede realizar en diferentes técnicas y acabado, con texturas o lisos, y es muy versátil, dado que se puede aplicar en interiores y exteriores.

Su tratamiento y acabado se realiza mediante máquinas para metal y diferentes tipos de lijas para lograr un mejor acabado. 

Siguiente
El estuco, una pintura atemporal
Comments are closed.